Ahora que estamos en la nueva normalidad, las normas y restricciones que regulaban el tráfico de los vehículos dedicados al transporte de mercancías han vuelto. Debido al Estado de Alarma, dichas normas habían dejado de estar operativas para que así se pudiera facilitar el traslado de bienes de primera necesidad a todo el país. Hoy, desde Arbegui, os hablamos de esta vuelta para que estéis, al igual que nosotros, informados de todo. 

Desde que el Estado de Alarma finalizó el día 21 de junio, la incertidumbre sobre este tema se respiraba en el aire, pero desde hace unos días, tanto las empresas como los conductores de vehículos de transportes especiales, saben que deben volver a ceñirse a las restricciones que se publicaron en el BOE el 21 de enero de este mismo año y que, como señalábamos antes, quedaron suspendidas desde mitad de marzo.

Como es de suponer, las limitaciones son específicas para cada comunidad autónoma y están referidas a días concretos o periodos estacionales en los que, en determinada franja horaria, este tipo de vehículos no puedan circular bajo pena de sanción. Al mismo tiempo, hay que recordar que todos los conductores profesionales o trabajadores del sector del transporte de mercancías tendrán que seguir respetando los horarios de descanso y las jornadas de conducción para que así se mantenga la seguridad en la carretera y que, del mismo modo, no se ponga en peligro al resto de conductores

Como ya os anunciamos al finalizar nuestra anterior publicación, hoy desde Arbegui queremos contaros qué se necesita para hacer una solicitud de transporte especial, que vendrá demandada principalmente por el tipo de carga que se vaya a transportar.
 
Solicitud de un transporte especial
 
Al momento de solicitar un transporte especial de mercancías hay algunas cosas que se deben incluir, como es el caso del itinerario y las rutas que están previstas. Éstas deben tener destacados tanto los puntos de origen como los de destino, identificando también las provincias y el nombre de las carreteras por las que se circulará. La ruta a seguir ha de ser lo más lógica y directa posible.
 
De igual forma, y como ya hemos comentando en anteriores publicaciones, todo aquel transportes especial que circule por autopista, autovía o carretera convencional siempre deberá ir acompañados por vehículos piloto. Una vez más, dependiendo de las dimensiones de la carga, el citado vehículo tendrá que ir detrás o delante y detrás, y siempre manteniendo una distancia de entre 40 y 50 metros de distancia. 
 
No obstante, si el vehículo de transporte especial tiene más de cinco metros de anchura o 50 de longitud, o directamente no se puede garantizar una velocidad mínima de 40 km/h en llano, será necesario que vayan acompañados por un escolta de agentes de la Guardia Civil de Tráfico.

Dado que hay bastantes restricciones por carretera para transportar mercancías muy pesadas, la opción de hacer dicho transporte contando el transporte ferroviario se tiene muy en cuenta. En Arbegui nos dedicamos a ello y queremos contaros las diferentes ventajas que supone tener presente esta vía.

 

Ventajas de usar el ferrocarril para el transporte

 

 

  • Gran capacidad: Dado que es medio de transporte grande, permite que se puedan transportar grandes cantidades de mercancías tanto en cortos como en largos recorridos.
  • Dado que toda la mercancía va en un mismo vehículo a pesar de ser cuantiosa, los costes de la operación acostumbran a ser bastante bajos.
  • Flexibilidad: Este factor es importante ya que, debido al tipo de vehículo que es, es posible que se transporten distintas variedades de mercancías.
  • Baja siniestralidad: Aunque siempre es posible que se produzca un accidente por salida en las vías, lo cierto es que los ferroviarios son mucho menos frecuentes que los de tráfico.
  • Poco contaminante.
  • Al escoger el transporte ferroviario, se elimina la congestión de tráfico que sí que puede darse en carretera.
  • Por último, también existe la posibilidad de inter modalidad con otros métodos de transporte.

 

En Arbegui llevamos desde los años 60 realizando este tipo de trabajos, por lo que sabemos bien cómo llevarlos a cabo y te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros si precisas nuestros servicios.

Como sabéis, el transporte de mercancías es un sector en el que existen productos muy diferentes entre sí y, para su traslado por carretera, no siempre se puede hacerse de la misma forma, sino que, dependiendo de lo que sean, se llevará a cabo de una u otra. Hay artículos que no cuentan con características especiales, como sería el caso de la ropa o los aparatos tecnológicos. Pero hay otros que por volumen o peso se tienen que trasladar después de pedir un permiso especial para que no surjan problemas. Hoy, desde Arbegui, queremos hablaros de ello.

Comenzamos esta nueva entrada, hablando del tipo de mercancías que precisan este tipo de transportes.

 

Como acabamos de destacar, por dimensiones (vigas, aspas de molino de viento, etc.) o características (el material de combustible, sin ir más lejos), se necesita de un transporte especial además de unas normas específicas para dicha actividad. Distinguimos, por lo tanto, tres grupos principales:

  • Mercancía de grandes dimensiones
  • Mercancía perecedera
  • Mercancía peligrosa

Dicho esto, también hay que señalar que las diferencias existentes respecto al transporte de mercancía normal son serían referidas al conductor y al vehículo.

Por otra parte, y como dijimos en anteriores publicaciones, la circulación con este tipo de cargas se establecerá acorde a las normas recogidas en el Reglamento General de Circulación que sean aplicables. Sobre ellas predominarán las condiciones de circulación fijadas en la autorización complementaria de circulación.

Estas condiciones de circulación para los transportes especiales estarán compuestas por una serie de cláusulas enfocadas a prevenir:

  • Riesgos inaceptables para la seguridad vial.
  • Correcta estiba de la carga.
  • Daños a la infraestructura.
  • Perjuicios inadmisibles para la movilidad del resto de usuarios.

En nuestra siguiente publicación os contaremos cómo ha de ser la solicitud que se presente para poder realizar un transporte especial.

Los tipos de carga, el espacio disponible y los medios que se usen para manipular las mercancías, ya sean estos manuales o mecánicos, son factores a tener en cuenta a la hora de hacer transportes especiales. En Arbegui, como expertos en manipulación de mercancía de pesos y dimensiones excepcionales, queremos hablaros de ello.

Podemos encontrar diferentes tipos de carga clasificados por los siguientes aspectos:

 

  • Volumen o dimensiones: Pequeñas, medias, paletizadas, voluminosas, de dimensiones especiales y de volumen excepcional.
  • Cargas pequeñas: Consideradas como aquellas que pueden manipularse a mano.
  • Cargas medias: Son las que, hasta los 10 Kg, aún pueden manipularse a mano, siempre y cuando el volumen de dicha carga lo permita.
  • Cargas paletizadas: Son las que vemos sobre los palés, lo que significa que tendrán que moverlas con maquinaria que, por lo general, suelen ser carretillas elevadoras.
  • Cargas voluminosas: Éstas, a diferencia de las paletizadas, se corresponden a un mismo producto de gran volumen que, por lo general, no puede ser apilable.
  • Cargas de dimensiones especiales: Para este tipo de cargas se precisarán grúas elevadoras.
  • Cargas muy voluminosas y las de volumen excepcional: En este caso será necesario que, para el transporte y el almacenaje, se usen medios especiales. 

 

Por otra parte, y una vez vistos los tipos de carga, nos podemos encontrar con una segunda clasificación: según el peso. Aquí debemos distinguir entre:

  • Ligeras (hasta 5 kg)
  • Medias (de 5 a 25 kg)
  • Pesadas (de 25 kg a 1 tonelada)
  • Muy pesadas (más de 1 tonelada)
Las cookies nos facilitan la presentación de nuestros servicios. Si continua en nustra web, entendemos que nos permite usarlas.