Cómo sabéis, desde Arbegui nos dedicamos al transporte especial, es decir, al traslado de todas aquellas cargas pesadas (sean del tipo que sean) y que precisan de grandes vehículos para llegar a su destino. Sin embargo, ¿qué permisos se necesitan para poder llevar a cabo estas funciones? Hoy os lo contamos para despejar las pequeñas dudas que pudierais tener al respecto.

Todo aquel conductor que vaya a ponerse a manejar un transporte especial, debe cumplir con una serie de requisitos tales como un permiso especial, además de que deben tener un carné con un mínimo de un año de antigüedad, y que el permiso de conducción que se tenga en vigor permita la conducción de la clase C1, C1 + E, C, C + E, D1, D1 + E, D o D + E.

Otro requisito que se piden es que se tenga un curso de formación inicial como conductor para el transporte de mercancías peligrosas en un centro homologado por Tráfico. Tampoco se ha de tener ninguna prohibición judicial o la suspensión administrativa del carné de conducir, así como residir en España.

Por último, también se deben respetar los tiempos de conducción, al igual que las normas de circulación, cumplir sus horas de descanso, y circular a la velocidad indicada, en muchos casos, a menor de la mínima en las autopistas ya que la carga es muy voluminosa y no se puede ir muy deprisa.

Como os comentamos en nuestra última publicación, hoy desde Arbegui, os hablamos de las diferencias que existen entre la carga a granel sólida y la líquida.
 
La mercancía a granel sólida se refiere a la materia que puede despacharse en la propia fábrica, mina, yacimiento o lugar de origen y para la que generalmente se usan grúas, silos, tolvas o cintas de transporte en las labores de estiba. Por ello, nos encontramos que la mercancía que puede transportarse es muy variada:
  1. Granos (soja o el trigo)
  2. Minerales (carbón, la bauxita y las ferroaleaciones)
  3. Productos químicos (fertilizantes o resinas)
  4. Y muchos otros materiales, como la madera o la sal, por ejemplo
Por su parte, en la mercancía a granel líquida, encontraríamos que la materia que puede fluir libremente y que, normalmente, utiliza el transporte marítimo para su traslado. En este caso, la mercancía es cargada y descargada del barco mediante tuberías y estaciones de bombeo. Por ello, la diferencia que vemos con la carga a granel sólida, es que este tipo de bulto ha de transportarse en tanques o depósitos que hayan sido específicamente diseñados para alojar materias líquidas.
Entre este tipo de mercancías podemos encontrar:
  1. Productos químicos.
  2. Alimentos en estado líquido (aceite vegetal)
  3. Petróleo y gas natural y derivados.
 

Como os comentamos en nuestra anterior publicación, hoy desde Arbegui vamos a comentar esas “restricciones mínimas” que la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) llamaba a revisión.

Los aspectos que debían tenerse en cuenta son los siguientes:

  • La supresión de todas las restricciones al tráfico de carácter genérico. Esto se debe a que “introducen de forma injustificada elementos de rigidez que impiden la libre circulación de las mercancías, al tiempo que dificultan tremendamente la mejora de las condiciones sociales de los conductores”. No obstante, según apunta la confederación, lo que se tendría que establecer son restricciones únicamente en fechas, horarios y carreteras muy determinados.
  •  
  • No se establecerán restricciones en las franjas horarias de menor intensidad circulatoria como son las nocturnas. Si se hace así, se reduce el caos circulatorio que se ocasiona con motivo de la salida en bloque de todos los vehículos que se han acumulado tras un período prolongado de restricción.
  •  
  • Ampliación de las exenciones a todos los productos alimenticios, en línea de lo que ocurre en la mayoría de los países de la Unión Europe (UE).
  •  
  • Creación de corredores Norte-Sur y Este-Oeste, cuya función sea que se permita la libre circulación de todos los vehículos las 24 horas del día y durante los 365 días del año.
  •  
  • Por último, encontraríamos que las prohibiciones para la circulación establecidas en las distintas Resoluciones solo afectarán a los vehículos con una MMA superior a los 20.000 kilos.

Gracias a que todos los días se producen portes de cargas a granel, podemos disfrutar siempre que lo necesitamos de muchos de los productos que consumimos habitualmente. ¿Pero exactamente, qué se denomina carga a granel y cuántos tipos hay de ella? Hoy, desde Arbegui, nos centramos en este tema.

Primeramente, hay que saber que la carga se clasifica en dos tipos, carga general y carga a granel, y se distinguen por lo siguiente:

  • Carga unitaria o general: ésta es la que se traslada mediante envases o embalajes y el total de la carga se contabiliza en unidades. Sería la mercancía general
  • Carga a granel: como se presupone, es la que se transporta en grandes cantidades sin empaquetar ni embalar. En este caso, el medio de transporte es el propio recipiente y, para poder cuantificar la carga, se usan medidas de volumen o de masa.

Una vez hecha la aclaración, se podría decir que hay muchos tipos de carga a granel, pero, por lo general, ésta puede distinguirse entre mercancía a granel sólida y mercancía a granel líquida, donde cada bulto exigirá un modo de transporte específico, así como un método de manipulación distinto.

En nuestra próxima publicación os comentaremos las diferencias que existen entre estos dos tipos de carga a granel.

 

Desde que el estado de alarma llegó a su fin el 21 de junio, todos nos estamos adaptando a la nueva normalidad y el sector de los transportes especiales no es la excepción. Hoy, desde Arbegui, queremos contaros qué es lo que se puede y no se puede hacer en esta nueva realidad que afrontamos.

Como ya os comentamos la semana pasada, las restricciones que se quitaron para que los suministros básicos llegasen lo antes posible a todo el país, volvieron a estar vigentes desde las doce de la noche de aquel mismo día.

Esto nos indicaba que, por supuesto, las restricciones se aplicaban de nuevo a vehículos tales como:

  • Transporte de mercancías en general.
  • Mercancías peligrosas por calendario y tramos de vía.
  • Vehículos especiales y vehículos que precisan de autorización complementaria de circulación, al superar, por sus características técnicas o por razón de carga indivisible transportada, los valores de masas o dimensiones máximas permitidas.

Sin embargo, la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) se ha apelado al concepto de “restricciones mínimas” haciendo, por lo tanto, un llamamiento a la revisión de las limitaciones.

Esto supone que hay aspectos que, por supuesto, han de ser tenidos en cuenta, pero de ellos os hablaremos en nuestra próxima publicación.

Las cookies nos facilitan la presentación de nuestros servicios. Si continua en nustra web, entendemos que nos permite usarlas.