Carga a granel: qué es y qué tipos hay (II)

Como os comentamos en nuestra última publicación, hoy desde Arbegui, os hablamos de las diferencias que existen entre la carga a granel sólida y la líquida.
 
La mercancía a granel sólida se refiere a la materia que puede despacharse en la propia fábrica, mina, yacimiento o lugar de origen y para la que generalmente se usan grúas, silos, tolvas o cintas de transporte en las labores de estiba. Por ello, nos encontramos que la mercancía que puede transportarse es muy variada:
  1. Granos (soja o el trigo)
  2. Minerales (carbón, la bauxita y las ferroaleaciones)
  3. Productos químicos (fertilizantes o resinas)
  4. Y muchos otros materiales, como la madera o la sal, por ejemplo
Por su parte, en la mercancía a granel líquida, encontraríamos que la materia que puede fluir libremente y que, normalmente, utiliza el transporte marítimo para su traslado. En este caso, la mercancía es cargada y descargada del barco mediante tuberías y estaciones de bombeo. Por ello, la diferencia que vemos con la carga a granel sólida, es que este tipo de bulto ha de transportarse en tanques o depósitos que hayan sido específicamente diseñados para alojar materias líquidas.
Entre este tipo de mercancías podemos encontrar:
  1. Productos químicos.
  2. Alimentos en estado líquido (aceite vegetal)
  3. Petróleo y gas natural y derivados.
 
Las cookies nos facilitan la presentación de nuestros servicios. Si continua en nustra web, entendemos que nos permite usarlas.